El nacimiento de la imprenta

el-nacimiento-de-la-imprenta

La imprenta nació en la ciudad germana de Maguncia a mediados del siglo XV, de la mano de Johannes Gutenberg.  Surgió ante el interés de la iglesia de difundir su mensaje de forma escrita a toda la sociedad de un modo más rápido que el sistema de copia manuscrita.
La xilografía: precursora de la imprenta
El antecedente inmediato a la imprenta es la xilografía. Técnica que consiste en la grabación en madera sobre una sola plancha, de imágenes o textos en relieve para poder imprimir múltiples copias.

La xilografía se descubre en China en torno a la segunda mitad del siglo IX . Las obras xilografiadas llegaron a alcanzar una relativa popularidad a finales de la Edad Media, gracias al bajo coste de sus materiales y por su sencillez en la ejecución.

Entre las obras más reproducidas se encontraban: calendarios, imágenes de santos, barajas, juegos y algunos libros de fábulas, así como la famosa Biblia de los pobres, realizada a base de dibujos y de gran difusión entre las clases más humildes.

El nacimiento de la imprenta
Aunque la impresión ya se conocía en China en el siglo XI, su técnica difería en varios aspectos con respecto a la europea, inventada por Gutenberg. Pronto varias ciudades se atribuyeron el honor de la paternidad de la imprenta, como fue el caso de la localidad holandesa de Haarlem de la mano de Coster o en Francia con los orfebres de Estrasburgo.

Existieron varias circunstancias que posibilitaron la aparición de la imprenta: el desarrollo de la metalurgia que permitió la fabricación de los tipos móviles y la revolución del papel, bastante más barato que el pergamino. También influyó el aumento de la demanda del libro, gracias a una mayor alfabetización de la sociedad, así como el incremento del nivel adquisitivo de los europeos, que se beneficiaban de las nuevas rutas comerciales abiertas y en plena expansión. La aparición de la industria del papel y el cambio en la mentalidad europea, en el concepto de ciencia, que se hizo más amplio y experimental, fueron circunstancias favorables a la aparición y desarrollo de la Imprenta.

Los libros impresos en los primeros cincuenta años en los que se desarrolló la imprenta (hasta 1501) son conocidos como incunables. Los primeros libros impresos trataron de parecerse todo lo más posible a los manuscritos, ya que esta era la forma de libro a que las personas del siglo XV estaban acostumbradas.

La difusión europea
Una de las principales razones de la expansión de la imprenta fue la búsqueda de nuevas clientelas de los impresores germanos que protagonizan durante los primeros años la implantación de la imprenta por los diferentes ciudades europeas. También influyó en esta expansión las guerras civiles en Alemania y el auge experimentado por las rutas comerciales europeas.

La imprenta se extendió desde tierras germanas (Maguncia, Núremberg, Colonia, Spira, etc..) a Basilea. A partir de 1467, se estableció en la Península italiana (Roma, Venecia, Nápoles, Florencia y Milán). Poco después llegó a París, Lyon , los Países Bajos y a España en torno a los primeros años de la década de los setenta del siglo XV. Finalmente se irá instalando en todos los rincones de Europa de un modo irregular, siendo Grecia el último lugar en implantarse, debido a la dominación turca.

 

Fuente: http://suite101.net